jueves, enero 05, 2012

TE AMO

La verdad, no puedo dejar de soñarte,
de disfrutar cada momento juntos,
de sentir que nuestras metas están cada día más cerca...
Recuerdas la lluvia ese día que me sorprendiste con tu presencia...
y yo pensé que no sabrías llegar...jajajaj   si has llegado mucho más lejos.
Recuerdas esas tardes fente a Mamerto?... yo no las olvido...
y ese ánimo que infundes siempre con tu esencia de mujer clara, de paso firme...
Recuerdas la persecución del León... enfurecido y extraviado...
Recuerdas las esperas de López, mientras él compraba humitas??
Recuerdas el día que hicimos la espera en la covacha??  para luego despedirnos??
Recuerdas cuando llegué de madrugada y tú me preparaste la cena??  y cenamos dos veces?
Yo sí recuerdo tantas y tantas cosas... como el everybody home... y los palos sagrados y la muchacha del pasaje del museo????
y las compresas... y las entrevistas y nuestra amiga Ruth???
Y el almuerzo si se lo puede llamar en el auto con un pié en el respaldo???
Y un día de pesca fotografiándolo todo???
Y un guardia rural dándonos los datos para no perder el tiempo... y enseñándonos de la vida...
y en la carreta disfrutando de un merecido reconstituyente del ánimo???
Así somos... de experiencias vividas y de una promesa a 30 años,
llenos de magia y de perseverancia, llenos de ímpetu y atardeceres...
Siempre apegada a mí como una enredadera, siempre cumpliendo el sueño de entregarlo todo...
no hay nada como tus caderas, tal vez la tierra tiene en algún sitio oculto
la curva y el aroma de tu cuerpo, tal vez en algún sitio, para mí el horizonte...
Gracias por ello  y  mucho más  que no cabe en una página... gracias por amar de la forma que sólo tú sabes hacerlo...
Por tus confines, por tus horizontes... por ser cada día mi inspiración y mi razón...por regalarme lo más bello que tienes y lo más sublime.
Gracias por ser tú.

Gracias por siempre Y POR LOS 28 AÑOS RESTANTES.

TE AMO 

P. D.  y nos falta el almuerzo a la vera del camino....





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...