jueves, marzo 21, 2013

QUEMADURAS DE TERCER GRADO


Me quemo por dentro, me desangra el alma,
se me nubla de cansancio, se me estropea la voz.
Cataratas de dolor me consumen minuto a minuto,
noctámbulos fantasmas arrecian mi silencio…

Y caigo
                Caigo    
                               Caigo

Cuánto más podré desangrar sin desvanecer,
necesito desvanecer mi vigilia… mi decepción, mi pavor…
Este aire gris sobrevuelan  todos mis pensamientos, manteniéndome prisionero
entre el insomnio y la soledad…

A veces agonizo lejos de mi cuerpo, abrazado a mi almohada,  enrollada como siempre,
uniendo mis pedazos de piel que se esparcieron por el aire, por nuestro aire,
por nuestros sueños… por esas lágrimas tantas veces acariciadas… que hoy sólo
se han convertido en mi propia lluvia de melancolía.

2 comentarios:

  1. Azuzena, leí el margen izquierdo antes de tu poema con esas frases tan sentidas, ignoro si son tuyas o de alguien más. En estos momentos tan dolorosas deberías releerlas para asirte a una esperanza, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Existe un tiempo para llorar, para gritar el dolor, para lanzar palabras al viento blasfemando la rabia, porque por fortuna es un tiempo, ya vendrán días de rosas y calor, de belleza y alegría.
    Besos.

    ResponderEliminar

Me encantaría que me dejaras un susurro...