miércoles, diciembre 31, 2014

POR UN GRAN 2015

Por un Gran 2015

El término de un año es muy particular, para algunos son momentos de mucha nostalgia, melancolía, ansiedad, frustración y para otros es época
de celebración y esperanza.
Algunos deciden compartir en familia, aprovechar el tener un motivo para estar de fiesta, tomar un buen y merecido descanso y más que nada “Resetearse” para empezar otro año con la ilusión que sea mucho mejor que el que acaba de pasar.
Otros son fanáticos de los agüeros que van desde rituales religiosos hasta tradiciones paganas, todo con el fin de ladear la balanza al máximo hacia nuestro favor en el nuevo año.
Aunque algunos no creen en ello y sólo los siguen por tener algo entretenido que hacer antes y a la medianoche, otras personas sí los hacen con total entrega y la mayor ilusión para que el próximo año sea...
El año en que por fin van a perder esos kilos de más, por fin van a dedicarse a vivir más saludablemente, por fin van a lograr el éxito profesional, por fin van a lograr dinero, por fin van a tener la relación que tanto anhelan y sueñan, por fin van a viajar, por fin van a reiniciar y/o terminar estudios, etc.
Y todos esos “deseos” usualmente tienen un gran mensaje detrás y es que ojalá el próximo año sí sea el año en que, logrando lo anterior, por fin logremos sentirnos bien, realizados y plenos con nosotros mismos, donde sintamos que todo es como debería ser (en especial quienes somos), que nuestra vida tiene total propósito y que nuestra existencia cuenta y está en orden.
El creer esto es alistarnos (sin saberlo) a sentirnos “vacíos” después de los logros o a sentirnos como un gran fracaso en caso que no nos los logremos y a que nuestra vida se sienta como si se nos escapara como agua entre los dedos…
Así viví yo por años y años… así empecé muchos años nuevos llenándome de “buenos deseos” y resoluciones que siempre creí era lo que faltaba en mi vida…
Y por años di todo de mí y más para lograr ello…
Hasta que por fin me di cuenta que estaba buscando lo más vital de mi vida en los lugares equivocados.
Y no porque haya algo malo con los logros … el problema de ellos es lo que creemos y sentimos nos van a proveer; en especial porque para una gran mayoría de personas son sus circunstancias las que determinan cómo pueden y deben sentirse y cuando pensamos así siempre viviremos como barcos a la merced de los vientos y la mar.
Esta conversación es muy familiar en el mundo del coaching, pero la verdad va mucho más allá que simplemente ayudarte a lograr algunas metas, porque ¿de qué sirve ayudarte a llegar a un destino lo antes posible y de la forma más eficaz si es el destino equivocado?
Para este nuevo año nosotros podemos decidir si nos fijamos más en lo que falta, lo que no somos, lo que no tenemos y lo que está mal en nosotros y con el mundo… y de seguro nuestra experiencia de vida va a ser de angustia, frustración, tristeza y similares…
Podemos establecer un puñado de metas y buenos propósitos creyendo que de lograrlos por fin vamos a poder sentirnos como queremos, y lo que lograremos es sólo posponer una gran desilusión y darnos cuenta de un gran vacío interno… o volvernos “adictos” a los logros porque sin ellos la vida no tendría mucho sentido…
O podemos verdaderamente crear una vida maravillosa, entendiendo quiénes somos realmente, darnos cuenta que los logros externos sólo pueden ser un efecto secundario a esa vida maravillosa y no el agente determinante de lo que es una vida maravillosa, en la que cada vez, en lugar de buscar arreglos superficiales nos demos la oportunidad de darnos cuenta y vivir nuestra verdadera magnificencia y lo que ella significa y que sea esta la base de nuestro día a día y que la podamos traducir en términos prácticos para que no se quede sólo en un concepto etéreo…
Por eso, mi mayor deseo de inicio de este nuevo año es que puedas notar que tu vida y tú son mucho más que logros, metas, buena suerte y buenos deseos…que puedas recordar que tus circunstancias por “buenas o malas que sean” no tienen el poder de determinar lo que ocurre dentro de ti y que tú tienes la capacidad de vivir una realidad maravillosa que es independiente a lo que ocurre por fuera…
Y esto bajo el contexto de primordialmente darnos el gran permiso de ser humanos y vivir esa humanidad con todo lo que ello implica…
Por un gran 2015 para todos mis amigos,
Marcelo Aravena Cea

miércoles, diciembre 10, 2014

7 preguntas claves para tu desarrollo personal



El Desarrollo Personal no busca otra cosa que liberar el potencial que todo persona lleva consigo; un potencial infinito (repito infinito), pero muy constreñido por diversas razones, y cuya última finalidad no es otra que cumplir con un proyecto de vida y ser feliz.

Todo el mundo tiene sueños y todo el mundo aspira a cumplirlos. A veces por miedo, por falta de método, por desistir... se desintegran y esfuman.

Aquí van las 7 preguntas:

1. ¿Qué es lo primero de todo?
SABER LO QUE QUIERES. «La razón número uno por la que la mayoría de la gente no obtiene lo que quiere es que no sabe lo que quiere». Cuando no tienes claro tus metas te conviertes en una veleta que queda a merced del viento que sopla moviéndose de un lado a otro.
«No hay buen viento para quien no sabe a dónde va», decía el cordobés Séneca. Cuanto más específico, detallado y concreto sea lo que quieres, mejor, porque se pueden alinear todos los recursos y energías hacia ese objetivo, de otro modo estarás muy desorientado, tirando por un lado y otro, dando palos de ciego sin rumbo fijo.
El Universo es una especie de camarero detrás de la barra de un bar que te dice: «¿Qué quiere usted?» Y tú estás allí dubitativo: «Pues es que no sé...» Y el camarero te dice: «Ahora cuando lo tenga claro vengo y me dice...» El Universo (camarero) no puede mover ficha si tú no concretas


2. ¿Qué es lo que te será muy útil?
SABER PEDIR AYUDA  Si sabes lo que quieres de verdad y lo comunicas a la gente, te tendrán en la cabeza y cuando surja la ocasión se les encenderá la bombilla acordándose de ti. Hay mucha gente dispuesta a ayudar y ayudarte. Cuéntalo, dile al mundo que eso es lo que te gustaría. Antes de lo que esperas alguien te dirá: «Pues yo conozco a X que...». Las cosas empiezan a moverse, a confluir hacia "tu objetivo". No desaproveches ocasión para pedir lo que quieres. No tengas miedo al rechazo. No pierdes nada. Pide.

3. ¿Qué es lo más importante?
TU DETERMINACIÓN. Si tú quieres algo de verdad, desde lo más profundo de tu ser, nada ni nadie te impedirá que lo consigas. Siempre ha sido así. Pero hay algo innegociable: tu determinación inquebrantable. En cierta ocasión decía el actor Will Smith: «Podrás ser más talentoso que yo, podrás ser más inteligente que yo, pero si nos subimos a una cinta de correr sólo hay dos opciones: o tú te bajas primero o yo voy a morir. Es así de simple». Eso se llama morir por tus sueños, apostar por la vida. No digas que quieres algo de verdad, si realmente no estás dispuesto a darlo todo, a vaciarte, a dejarte el alma.
Los obstáculos son la forma que tiene el sabio Universo de ponerte a prueba para ver hasta dónde estás dispuesto a luchar por tus sueños. De separar entre paja y grano, entre los que dicen que quieren algo (palabras) de los que realmente lo quieren (determinación). La mayoría al ver lo dura que es la escalada, se autodescartan, dejan vía libre a los que continúan.

4. ¿Qué es lo más peligroso?
PERDER LA FE. Que te vengas abajo. Que cuando aparezcan dudas, bajones y momentos de debilidad, desistas. Cuando apuestas tu vida por algo ese algo no se materializa de un día para otro. No se siembra hoy y se recoge mañana. Y entre uno y otro momentum las sequías y las malas cosechas existen, por lo que tendrás que demostrar resiliencia. Hablar de FE, es hablar de Resistencia Emocional, de ser mentalmente fuerte para cuando todo invita a abandonar, mantenerte firme. Lo decía Robert Frost: «En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: Sigue adelante». No te olvides de Calvin Coolidge: «Nada en este mundo puede sustituir a la persistencia. El talento no puede; nada es más común que los fracasados con talento. La educación no puede; el mundo está lleno de perdedores que recibieron la mejor educación. La persistencia y la determinación por si solos son omnipotentes».

5. ¿Cuál es el mayor activo?
TU CAPACIDAD DE APRENDER. La cuestión no es si algo es o no posible, sino cómo conseguirlo. Y cuando te pones en movimiento hacia aquel lugar con el que sueñas, no lo sabes todo, ni conoces todas las herramientas, ni todos los métodos, ni a todas las personas... No importa, tienes lo más esencial que necesitas: Tu capacidad de aprender. Tu actitud por querer seguir hacia adelante. Pregunta, indaga, investiga, lee, llama, come con gente... las puertas se irán abriendo poco a poco. Lo decía Jim Rohn: «El aprendizaje es el comienzo de la riqueza. El aprendizaje es el comienzo de la salud. El aprendizaje es el comienzo de la espiritualidad. Buscar y aprender es donde los milagros tienen sus comienzos». Y también no te olvides de Jose Narosky: «Las puertas sólo se abren para aquel que gira el picaporte».

6. ¿Qué te puede hacer perder la concentración?
LA DISPERSIÓN. También hablamos ello el El peligro de perder el Foco. Recuerda las palabras de Steve Jobs: «Cuando te dedicas intensamente a algo durante un tiempo, tienes que dejar otras vidas que podrías estar viviendo». Lo siento, no puedes vivir todas esas cientos de vidas que te gustaría. La Excelencia es hermana del Compromiso. Tienes que apostar por algo y darlo todo. Las medias tintas no valen. Es una cuestión de sentido común. Si trabajas 10 horas y la energía de esas 10 horas están al servicio de un proyecto grande (tu proyecto), no es lo mismo que si las distribuyes en 5 horas, 3 horas y 2 horas tocando tres palos diferentes. Quien se dedica full-time a algo gana al resto porque ha dado más pedaladas, y al final, la repetición es la madre de la destreza. La repetición vence con frecuencia al talento.

7. ¿Cuál es tu peor vicio?

QUEDARTE QUIETO. El último día hablamos de ello en El peor vicio que puedes tener: que te quedes parado, quieto, inmóvil esperando que se alineen los planetas para que se den las circunstancias precisas y aparezcan todas las respuestas. Lo siento, no ocurrirá. La acción es la verdadera medida de la inteligencia. Ponte en movimiento y las soluciones irán apareciendo por el camino. No te olvides de las palabras de Napoleon Hill en su obra Piense y hágase rico apunta: «No espere. Nunca va a ser el momento justo. Empiece en donde usted se encuentra y trabaje con las herramientas que pueda tener a su disposición ahora, y mejores herramientas van a ir apareciendo a medida que usted va avanzando».