viernes, diciembre 27, 2013

Jamás cambies tu Naturaleza. Es lo Único que tienes



“Mientras el escorpión se hundía en el río y luchaba con sus patas por salir, un viejo monje budista lo vio desde el borde del río y decidió ir a sacarlo.
El viejo monje entró al río, camino despacio por el agua y con mucho respeto junto sus manos para poder atrapar al escorpión.
Apenas lo tuvo entre sus manos, el escorpión obedeciendo a su naturaleza, sólo atinó a picarlo con su aguijón. El pobre monje sintió la picadura y por reflejo lo dejó caer al agua.
el-monje-y-el-alacran
Sin embargo, intentó nuevamente recoger al pobre escorpión que luchaba por su vida. Pero el problema era que cada vez que lograba tomarlo entre sus manos el arácnido le clavaba su aguijón.

Un pobre campesino que se había detenido a mirar la escena, se sorprendió por la testarudez del monje, que no dejaba de tratar de salvar al animalejo. Después de esperar un rato le gritó al monje:
-Oiga, ¿por qué no deja a ese bicho ahí? ¡esos bichos son malos!, lo va seguir picando, es parte de su naturaleza.
El viejo maestro, se dio vuelta hacia el campesino y le dijo con voz tranquila y profunda: -Sé que en su naturaleza está el picarme, pero eso no impedirá que yo haga lo que corresponde a mi naturaleza, que es ayudar”.

“No cambie su naturaleza, si alguien hace algo malo, sólo tome precauciones. Algunos persiguen la felicidad, otros la crean. Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación. Debido a que tú conciencia es lo que eres y tu reputación es lo que otros piensan de ti. Y lo que los otros piensen, no es nuestro problema... 

Es problema de ellos…!!

miércoles, diciembre 25, 2013

Barbie, Monster y Navidad

Por estos días veía en las noticias reportajes sobre la navidad así como también algunos comerciales y me sorprendí mucho con la devoción de los padres por encontrar algunos juguetes que están de moda, siendo estos los más demandados del mercado y que obviamente tratándose de juguetes, están bajo el alero de Mattel.

Respecto a los mismos, siempre se comenta sobre la toxicidad y otros peligros que pueden representar algunos juguetes, más aún si estos no son originales, pero jamás, nunca, leí o escuché comentario alguno sobre quién o quienes fueron las inspiraciones humanas para estas creaciones de la industria juguetera, siendo que eso sí es un verdadero peligro.

Pues bien, después de algunas investigaciones llegué a la conclusión que la mayoría de estos personajes están inspirados en personajes de la vida real ya que habitualmente nos topamos con diversas especies como por ejemplo las ” Monster High” en patota;

La “Draculaura” que anda chupando cuellos como desbordada, la “Frankie Stein” que verdaderamente desciende de personajes poco afortunados, la ”Abbey Bominable” (a la que hay que tener cerca para darnos cuenta por qué el apellido).

También anda por ahí el “Max Steel” (versión boliviana eso sí), con camisa blanca (más tirada pa’ gris), con la mejor parada de soldado ganador pero menos útil que la primera rebanada del pan de molde Cena, que hoy por hoy anda muy amigo con uno de los fracasos de Mattel, el “Troll Doll” con suspensores, entre varios otros que merodean nuestras vidas.

La única inspiración que no he encontrado aún es la “Barbie”, esa sí que no está por ninguna parte, aunque incluso algunas han intentado arreglar por horas sus fotos sin lograr engañar a  “Alfie Kent”, quien al acercarse un poco, se da cuenta que no es más que la  “Pepona” y la clásica más encima, parece que era la primera versión por sus comentarios bastante  anticuados.

Es cierto, como en toda sociedad confundida también se ven muñecas con etiquetas engañosas y como el “Alfie Kent” es el que más ha buscado su Barbie (por una cuestión romántica), es el que se lleva siempre las sorpresas, pues también una vez como que no quería la cosa y no hace mucho tiempo se encontró con  una de las Monster High, pero cuando se fueron a una góndola más cómoda en la juguetería y entraron en confianza, al quitarle el vestido a la Monster, el pobre se encontró sin siquiera imaginarlo con la “Jesmarina de Jesmar”, uff y vaya que hay que ser tremendo juguete para hacer esa pega…


Sólo por el placer de escribir.

jueves, diciembre 19, 2013

SÓLO GRACIAS

En mí quisiera divagar, internarme, descubrir...
en ti la esencia, la fuerza y la pasión,
en mi pecho sólo tu respiración,
en tus oídos sólo mi sentimiento. 



Riégame con tus besos para no marchitarme...
Acércate a mis pétalos y besarán tus labios... 

Tómame de la mano una y otra vez...
que juntos todo sabe mejor.


Mírame, y verás crecer el amor que llevo dentro...
Huele el aroma cálido de mis eternidades y suspira en mis oídos tus susurros apasionados... 

Si te gusto así, no me arranques, llévame contigo...
que yo estaré todo lo que tú sueñes.

viernes, diciembre 13, 2013

HEMOS TOCADO FONDO

Queridos amigos y amigas:

Cada vez que se aproxima fin de año, las personas comenzamos nuestro balance personal, lo que hemos ganado, lo que hemos perdido; lo que hemos postergado, lo que hemos apurado, etc. Nos damos cuenta cuando hemos estado exitosos y también cuando hemos tocado fondo.

Es el fondo el que me motiva a escribir, porque siempre ha habido un menosprecio hacia él, un desdén y un terror, pero pienso que existen otras distinciones para el suceso.

Cuando tocamos el fondo, solemos pensar que no hay nada peor que eso, y por ello, deberíamos pensar que lo próximo será mejor. Cuando estamos en el fondo nos volvemos ricos en emociones y sensaciones que no nos gustan, pero que sin duda nos vuelven personas llenas de sabiduría.

Cuando tocamos el fondo, tenemos miedo a ser vulnerables, y sin embargo, algunas personas se acercan y nos extienden su mano, de distintas formas.

Cuando estamos en el fondo, del mismo modo que si estuviéramos en el fondo del mar, descubrimos un mundo que no conocíamos, escuchamos nuestra propia voz diciéndonos cosas que nunca antes nos habíamos dicho y sentimos cosas que nunca antes habíamos sentido.

En el fondo todo es distinto que en la superficie. Aparecen nuestras necesidades más básicas a la luz, dejamos de lado el enojo, la frustración y la culpa, y aparece la tristeza, el miedo y la aceptación, y es en ese preciso lugar y momento donde realmente APRENDEMOS.

Cuando salgas del fondo y vuelvas a la superficie, cuando vuelvas a sentir enojo, frustración, desprecio o culpa, recuerda lo que aprendiste en el fondo. Siempre se puede bucear en aguas intermedias. Recuerda cuáles son tus necesidades más profundas y recuerda a quienes te tendieron una mano allá abajo. Tal vez sea hora de que se la tiendas a otros.


Recuerda también que el ser humano no es tu ego, y que cuando nos alejamos de ese ego, somos más humanos, más auténticos, y más bellos.

domingo, diciembre 08, 2013

Déjame nacer entre comillas y soñar entre paréntesis.

Déjame nacer entre comillas y soñar entre paréntesis.



Déjame caminar junto a ti, compartir los aciertos y los errores; disfrutar un amanecer y un anochecer, un cielo nublado o un cielo radiante. 

Por esos momentos de aflicción y por esos tantos otros de bendita  ilusión, y por la gran fortuna de tenerte cerquita...


Ya me impaciento con nuestro próximo encuentro,
en la lejanía del tezontle donde se entrelazaron nuestros labios,
en el ensordecedor silencio de nuestra tenue complicidad.

 

Ya mis sentidos emergen de su quietud
al intuir tu sentir descontrolado,
lleno de impaciencia, vertiginosidad y crepitaciones.

Ya mis sentidos  capotan
en el fondo de tus aterciopeladas aguas,
que intempestivas acuden a saciar
nuestras efervescencias más sublimes.


Ya mi ser añora, la dormida aurora de nuestros cuerpos,
que amanecen en el fragor de un acariciado verso… atesorando instantes, embriagando atardeceres y derramando nostalgias.

lunes, diciembre 02, 2013

BÉSAME.


Después de amarme, sólo bésame,
en el cuándo que susurra desnudo en las pasiones desbordadas,…
en el siempre que late perpetuo impregnado en nosotros,…

Ponte el alma en los labios,…
y clava un beso en los labios de mi alma,…
Hazme habitar el confín de tu esencia donde los recuerdos no existen,…
y el tiempo... sólo muere de tiempo.

Bésame después de amarme,…
en el silencio compañero que acaricia a las palabras calladas, en la mirada tatuada que brota de la piel.


Quiero sentir todo y nada,…
Quiero sentirme en ti y sentirte en mí.
Después de amarme... sólo bésame.




sábado, noviembre 30, 2013

NOSOTROS


Suave como nuestra sensibilidad,
acariciador como una tentación,
atesorado como tantas conversaciones...inimaginables e imperecederas.

Lleno de bríos acrisolados, esperando el el atardecer para soñar mejor, es el amor que nos espera, es la vida que nos regala.

Como unas flores sobre la mesa, como un libro abierto en la página del encuentro
que transporta el magma de los años,
que van pasando mientras las cosas pasan.

Diligentes y presurosas las horas que acercan al momento mágico, al anhelado éxtasis de nuestra presencia divagante, diletante compañera, férrea en el amar, en  la lealtad y en la eternidad.

Sólo fue un encuentro de dos seres que se amaron una y mil veces, de una y mil formas,con una y mil oleadas, con innumerables esencias, no descartables, resplandecientes, renovadoras, encantadoras.

 

Y así te amaré cada día más, con más estrechez, con más delicadeza,
tallaré en tu cuerpo un porvenir ansiado y necesitado para tejer en tu espíritu las iniciales de nuestro amor.

martes, noviembre 19, 2013

SEMANA DE LA CONCIENCIA POR LA SALUD MENTAL

Ataques de Pánico, Ansiedad y Depresión son tres estados mentales que causan estragos en la calidad de vida de los afectados, así como en sus relaciones interpersonales y familias. Esta es la semana de la conciencia por la salud mental y por ello vayan algunas palabras para su comprensión.
 
Muchas personas hoy en día padecen ataques de pánico, también conocidos como ataques de ansiedad. Un ataque de pánico es una experiencia muy intensa en la que sin razón aparente comenzamos a sentir miedo, angustia y sensaciones físicas como taquicardia, sudoración, adormecimiento de manos y piernas, dificultad para respirar, etc. En muchos casos quien lo padece no sabe lo que está ocurriendo y esto genera más miedo e incertidumbre. Pero, ¿por qué se dan los ataques de pánico?

La respuesta de alarma natural de nuestro cerebro
Cuando nuestro cerebro percibe un peligro, automáticamente dispara una respuesta de alarma conocida como de “huir o pelear”. Lo que hace es preparar al organismo para huir de la amenaza o si esto no es posible, para pelear y salvar nuestra vida.

La función de alarma produce un aumento de actividad de diversas funciones corporales como aumento en la presión arterial, intensificación del metabolismo celular, incremento de glucosa en la sangre, aumento en la coagulación sanguínea e incluso un aumento en la actividad mental. De igual manera la sangre se va a los músculos mayores, principalmente a las piernas, para tener suficiente energía para escapar si es necesario. El corazón comienza a trabajar a una velocidad muy por encima de lo habitual, llevando rápidamente hormonas como la adrenalina a todo el cuerpo y a los músculos. El sistema inmunológico se detiene, así como todas las funciones no esenciales en el cuerpo, para prepararlo para lo que venga: la huida o la pelea.

Ataques de pánico o ataques de ansiedad: cómo inician

En algunas personas esta alarma se activa sin ninguna razón aparente. Cuando esto sucede, se da lo que se conoce como un ataque de pánico o ataque de ansiedad.

Durante un ataque de pánico, se dispara la alarma, la persona comienza a sentir todas las reacciones fisiológicas primitivas de huir o pelear, e inmediatamente vienen a la mente imágenes catastróficas. Cuando esto sucede, la persona percibe una confirmación de que sus síntomas iniciales eran de hecho indicadores de un peligro serio. Una sensación de peligro extremo invade a la persona, con lo cual el sistema de alarma vuelve a reaccionar desencadenando la respuesta de miedo, volviéndose así un círculo vicioso que paraliza a la persona, y cuando esto sucede podemos hablar ya de estar viviendo un ataque de pánico o ataque de ansiedad.

Evolución de un Ataque de Pánico o Ataque de Ansiedad
El siguiente esquema muestra paso a paso el desenvolvimiento de un ataque de pánico, y cómo es que se convierte en un círculo vicioso:


1. Algo detona el sistema de alarma en nuestro cerebro. Puede ser un factor externo o interno. Generalmente no estamos conscientes de este detonador, y no nos percatamos de todo lo que está sucediendo en nuestro organismo sino hasta el punto No. 3.

2. Al detonarse el sistema de alarma, comienzan a darse los cambios físicos en nuestro cuerpo, preparándose para “huir o pelear”. Estos cambios son el aumento de adrenalina, aumento en la frecuencia cardiaca, aumento de la temperatura corporal, la sangre se va a los músculos de brazos y piernas lo que puede causar una sensación de hormigueo, etc. Recordemos que hasta este punto, todo está sucediendo de manera automática, y no nos hemos percatado de ello.

3. En este punto es donde percibimos por primera vez algo raro en nosotros. Comenzamos a darnos cuenta de que el corazón late más rápido, sudamos, hay cierto nerviosismo, y estas sensaciones hacen que pongamos toda nuestra atención a lo que nos está pasando y lo que estamos sintiendo. Ponemos toda nuestra atención en el miedo, en las sensaciones del cuerpo y entonces es cuando pasamos al punto 4.

4. Al percibir todo esto, comenzamos a interpretarlo. El problema es que lo interpretamos con pensamientos catastróficos como “me está dando un infarto”, “me voy a morir”, “me voy a desmayar”, “nadie me va a ayudar”, “este es el fin”, etc… Al tener este tipo de pensamientos, es prácticamente inevitable que se de el paso No. 5.

5. Pánico. Antes, cuando se disparó la alarma, el organismo se preparó ante una supuesta amenaza, y si, existe un cierto grado de miedo que es normal y necesario para la “pelea”. Pero en este punto ya entramos a lo que es el pánico, donde ya perdemos el control de nosotros mismos, de nuestras decisiones y de nuestro actuar. Este pánico se convierte entonces en un nuevo detonador, por lo que aumentan las palpitaciones, aumenta la sudoración, aumenta el hormigueo, probablemente aparecen incluso otras sensaciones físicas como mareo o debilidad en las piernas. Nos percatamos de esto y confirmamos nuestros pensamientos catastróficos, con lo que aumenta el pánico y así se convierte en un círculo vicioso en el que el mismo miedo es el que genera más miedo

Tips para manejar un ataque de pánico:
  • Hacer una respiración lenta y profunda, sostener el aire por 5 segundos y sacarlo lentamente. Luego hacer unas cuantas respiraciones normales y repetir la respiración profunda.
  • Estar consciente de que es una reacción de ansiedad y decirse cosas tranquilizantes como “está bien, ya me ha pasado antes y lo he superado”, “ya va a pasar”, “es sólo mi cuerpo sintiendo ansiedad, pero no pasa nada”.
  • Recordar que aunque la sensación puede ser muy inquietante y molesta, en realidad no está pasando nada grave y va a desaparecer pronto.
  • Buscar distraerse para no alimentar los pensamientos catastróficos. Intentar platicar con alguien, recordar un número telefónico, hacer operaciones matemáticas en la mente, etc.
  • Se recomienda no luchar contra el pánico, ya que esto lo fomenta. Es mejor dejarse llevar, observarlo, simplemente dejar que pase.
  • Buscar un lugar en donde se esté cómodo mientras paran las sensaciones desagradables. Tal vez sentándose en algún lado o recargándose en la pared.

Los Ataques de Pánico, o Ataques de Ansiedad tienen solución. Muchas veces quienes lo padecen piensan que nunca van a lograr resolver el problema ya que parece que cada vez es más intenso. Lo importante es abordar el problema de ataques de pánico con un 
Tratamiento contra Ansiedad efectivo y especializado en resolver el problema de ataques de ansiedad.


viernes, octubre 25, 2013

“Aquietarse y callar”

La creación de este mandala refleja claramente para mí la importancia del aquietarse y callar. Parte de la sanación de nuestras heridas requiere aquietar la mente, vaciarla de tanta carga y de tanta basura de pensamientos acumulados

, para dar espacio a nuestra conexión con nuestro Ser. Y por experiencia propia puedo decir que tanto la práctica de la meditación como de la creación de mandalas , que es una meditación activa, puede proporcionarnos ese aquietarse, ese callar interno.

Vivimos de manera acelerada, llenos de torbellinos de pensamientos y de emociones sin integrar. Pareciera que queremos tapar todo, seguir aparentando y no afrontar nuestros asuntos internos pendientes, nuestras sombras y nos llenamos de actividades sin darnos espacios de silencio. Así tarde o temprano terminanos estallando de alguna manera. Mi práctica regular de meditación en las mañanas, así como la creación de mis mandalas han sido en mi vida un apoyo vital para poder seguir caminando. Cuando por alguna razón no he podido hacerlo, o si estoy pasando por proceso internos fuertes, siento una necesidad imperante de recurrir a estas práctica y no saben cuánto bien me hacen, cómo me sostienen, me centran y me llenan de serenidad.

Estas prácticas tienen que ser integrativas, es decir que no cumplan la función de “huída”, moda o escape esotérico, sino que más bien nos ayuden a asentarnos en nuestro cuerpo, a integrar todos nuestros sentimientos y pensamientos para poder así volver al mundo y vivir en el mundo de una manera más auténtica e íntegra.

La rueda en colores verdes de sanación, gira en un movimiento de renovación, de generar y regenerar, movimiento necesario para poder ordenar y purificar el Alma. El desafío humano que todos tenemos de alcanzar la consciencia mediante el proceso de conocer nuestro propio lado oscuro y oculto, se vé reflejado en la cruz. Cruz de color azul en el centro representa para mí el resplandor de la quietud de la consciencia.

La presencia del número cuatro en mi mandala organiza, define y ordena. Mientras vamos sanando, vamos ordenándonos internamente y logrando así más equilibrio y armonía. Al ir transmutando nuestro interno (color violeta) vamos adquiriendo la capacidad de ver las cosas con claridad (color amarillo), llenándonos de energía e impulso para caminar con más determinación en nuestras vidas.
Y es en el silencio interior en donde podemos “mirarnos”, comprendernos, aceptarnos y amarnos. Entrar dentro es entrar en el misterio de uno mismo. Y mientras más vacío esté el canal más rápido podemos re-unirnos con lo Divino que vive y espera por nosotros.

Comparto con ustedes este texto hermosísimo del Padre Vinicio Rueda, sacerdote católico y practicante Zen, de su libro “El sendero del Zen” que conecta muy bien con este tema:
” CALLAR…
Callar es morir a muchos ruidos del Alma.
Callar es entrar en puntillas en el propio corazón.
Callar es esperar suavemente el encuentro con uno mismo.
Callar es aceptarse, aceptar a los demás, como es uno mismo, como son los otros.
Callar es abrir los ojos ante el misterio.
Callar es contemplarlo largamente, sin pestañar.
Callar es inclinar mansamente el corazón ante la sonrisa de los ojos de Dios.
Callar es decir SI con la vida, con la muerte.”

Finalmente les invito a que se regalen sus momentos de silencio y se entreguen a la práctica de la creación de mandalas o cualquier tipo de meditación que les ayude a retornar a su centro, a su Hogar!

sábado, octubre 19, 2013

SESIONES COACHING


Un coach es un facilitador del aprendizaje que acompaña al coachee en su búsqueda de aprendizaje para generar nuevas respuestas en sus retos u objetivos.

El coachee debe asumir que el poder está en sus manos. En la mayoría de ocasiones nos encontramos con coachees que no confían en sus posibilidades o que simplemente se encuentran atenazados por el día a día. Hacerles conscientes del poder de sus acciones es primordial para un buen desarrollo del proceso de coaching.

La figura del coach se interesa por el modo particular de ser de las personas, no las valora, ni califica, ni juzga. Enfoca su estrategia desde lo ontológico y lo transformacional, (ayuda al cambio, pregunta, se interesa por el ¿qué quieres ser? Cuándo, dónde y como, se interesa por el futuro, por las expectativas.)

Si cambiamos nuestra manera de observar nuestro alrededor, cambiaremos nuestra manera de actuar con lo que obtendremos resultados diferentes. Por eso el coach debe ayudar a aprender a ser un observador diferente.

Entre las cualidades que un coach debe aportar a su trabajo está ser un profesional multifacético. De igual manera que el coaching participa de diferentes contenidos de otras disciplinas, el coach debe saber utilizar las diferentes herramientas que se ponen a su servicio, por eso el coach debe presentarse como un profesional polifacético con capacidad para motivar, potenciar y enriquecer el trabajo en equipo, capaz de generar confianza, ofrecer confidencialidad y respeto mutuo. En su trabajo, el coach investiga, busca pistas, explora bajo la capa más externa del coachee, haciendo aflorar aquellos elementos que permitan al coachee estar más cerca en su compromiso adquirido.

Las estrategias en los que se fundamenta el coaching son el aprendizaje y la responsabilidad, el incremento de las competencias propias generando una acción que nos permita salir de la zona de confort. El coach invita al movimiento, a la acción, de esa forma se genera la energía suficiente para modificar actitudes, pensamientos que nos instalan en una zona de confort, (falso confort diría yo), en la que ya lo tenemos todo realizado y no necesitamos esforzarnos. Pero el esfuerzo que realizamos al salir de nuestra zona de confort en la que está todo hecho genera experiencias, que producen aciertos y errores de los que aprendemos, en definitiva produce nuevo conocimiento.

viernes, octubre 11, 2013

EL HILO ROJO. LEYENDA JAPONESA


Un Hilo Rojo invisible conecta a aquellos que están
destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, 
del lugar, a pesar de las circunstancias…
El hilo puede tensarse o enredarse, 
pero nunca podrá romperse…


Cuenta una antigua leyenda china que el Abuelo de la Luna 
ata un hilo rojo en la muñeca de cada niño que nace.
Ese hilo está atado a muchos hilos que, a su vez, 
sujetan las muñecas de todas las personas 
con las que ese niño está destinado a encontrarse…

A medida que el bebé crece, los hilos se van acortando, 
acercando cada vez más a aquellas personas 
que están destinadas a reunirse, a pesar del tiempo, 
del lugar o de las circunstancias.


El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca romperse…

La leyenda dice que las personas con las que estamos 
destinadas a encontrarnos en esta vida, 
van atadas a nosotros a través de un hilo rojo 
al dedo meñique, aunque éste, a simple vista, sea invisible… 

Somos nosotros los que, a lo largo de nuestro camino, 
vamos descubriendo todas las extensiones de ese hilo, 
que nos conducen hacia esas personas 
que forman parte importante de nuestra vida…

La historia surge cuando se descubre que la arteria lunar 
conecta con el corazón a través del dedo meñique. 



Al encontrarnos todos unidos por ésta arteria, 
se empezó a decir que los hilos rojos del destino 
unían los meñiques con los corazones, simbolizando 
el interés compartido y la unión de los sentimientos…

QUE TENGAN UN MARAVILLOSO FIN DE SEMANA... Y LA VERDAD SÓLO CONFÍEN EN SU HILO ROJO... SEA  LO QUE SEA QUE DEBAN ESPERAR.

lunes, septiembre 30, 2013

ME GUSTA SER ESCUCHADO

Las entrevistas  y las experiencias intensivas de grupo, que han llegado a ser muy importantes para mí en los últimos años, me han demostrado que escuchar da resultados. Suceden muchas cosas cuando escucho realmente lo que una persona me dice, y los significados que en ese momento son importantes para él; oyendo no simplemente palabras, sino a él mismo. 

Y cuando le hago saber que he escuchado sus significados personales más profundos, primeramente me dirige una mirada agradecida. Se siente aliviado. Quiere contarme más acerca de su mundo. Siente una nueva sensación de libertad. Y pienso que se vuelve más abierto al proceso de cambio.

He notado a menudo que, tanto en las sesiones como en los grupos, cuando más profundamente escucho los significados de otra persona, suceden más cosas. He llegado a pensar que es universal que cuando una persona se da cuenta de que ha sido escuchada, sus ojos se humedecen. Pienso que realmente está llorando de alegría. Es como si dijera: "Gracias a Dios, alguien me escuchó. Alguien sabe que existo". En tales momentos he tenido la fantasía de un prisionero golpeado día tras día en el código Morse. "¿Me oye alguien?" "¿Hay alguien ahí?" "¿Pueden oírme?": Y finalmente, un día oí unos débiles golpecitos que dicen claramente: "Sí". Esta simple respuesta lo libera de la soledad y vuelve a ser un ser humano. Hay muchas personas hoy que viven en una prisión privada, personas que no lo manifiestan en lo exterior y debemos agudizar mucho el oído para escuchar los débiles mensajes de la pasión.

Ahora nos ocuparemos del segundo aprendizaje que deseo compartir con ustedes. Me gusta ser escuchado. Varias veces en mi vida me sentí casi explotar por problemas insolubles, dar vueltas y vueltas alrededor de un círculo vicioso o, durante un periodo, sobrecogido por sentimientos de desvalorización y desesperanza, con la seguridad de haber caído en psicosis. Creo que he sido muy afortunado porque en estas oportunidades siempre hallé a alguien que me escuchara y así me rescatara del caos de mis sentimientos.

He tenido suerte por haber encontrado personas que podían decir esos significados con más profundidad que yo. Estas personas me escucharon, me esclarecieron y respondieron en todos los niveles en los cuales me estaba comunicando. Puedo asegurar que cuando uno está psicológicamente destruido, y alguien nos escucha sin juzgarnos, sin tratar de moldearnos, uno se siente maravillosamente bien. 

En esas ocasiones se reduce la tensión. Se pueden traer a la superficie los sentimientos atemorizantes, las culpas, la desesperación, las confusiones que acompañaron la experiencia. Cuando me han escuchado y oído, puedo percibir mi mundo de otra manera y seguir adelante. Es increíble que sentimientos que han sido horribles se vuelvan soportables cuando alguien nos escucha. 

Es sorprendente que elementos insolubles se vuelvan solubles cuando alguien nos oye, cómo las confusiones que parecen irremediables se convierten en claros apoyos cuando uno es comprendido. He sentido un profundo agradecimiento cuando una persona me ha escuchado en forma sensitiva, empática y concentrada.  C. Rogers

lunes, septiembre 23, 2013

LA CARTA EN EL CAMINO


ADIÓSpero conmigo
serás, irás adentro
de una gota de sangre que circule en mis venas
o fuera, beso que me abrasa el rostro
o cinturón de fuego en mi cintura. 

Dulce mía, recibe
el gran amor que salió de mi vida
y que en ti no encontraba territorio
como el explorador perdido
en las islas del pan y de la miel.
Yo te encontré después
de la tormenta,
la lluvia lavó el aire
y en el agua
tus dulces pies brillaron como peces.

Adorada, me voy a mis combates.
Arañaré la tierra para hacerte una cueva
y allí tu Capitán
te esperará con flores en el lecho.

No pienses más, mi dulce,
en el tormento
que pasó entre nosotros
como un rayo de fósforo
dejándonos tal vez su quemadura.

La paz llegó también porque regreso.
a luchar a mi tierra,
y como tengo el corazón completo
con la parte de sangre que me diste
para siempre,
y como
llevo
las manos llenas de tu ser desnudo,
mírame,
mírame,
mírame por el mar, que voy radiante,
mírame por la noche que navego,
y mar y noche son los ojos tuyos.
No he salido de ti cuando me alejo.

Ahora voy a contarte:
mi tierra será tuya,
yo voy a conquistarla,
no sólo para dártela,
sino que para todos,
para todo mi pueblo.
Saldrá el ladrón de su torre algún día.
Y el invasor será expulsado.
Todos los frutos de la vida
crecerán en mis manos
acostumbrados antes a la pólvora.
Y sabré acariciar las nuevas flores
porque tú me enseñaste la ternura.

Dulce mía, adorada,
vendrás conmigo a luchar cuerpo a cuerpo
porque en mi corazón viven tus besos
como banderas rojas,
y si caigo, no sólo
me cubrirá la tierra
sino este gran amor que me trajiste
y que vivió circulando en mi sangre.
Vendrás conmigo,
en esa hora te espero,
en esa hora y en todas las horas,
en todas las horas te espero.
Y cuando venga la tristeza que odio
a golpear a tu puerta,
dile que yo te espero
y cuando la soledad quiera que cambies
la sortija en que está mi nombre escrito,
dile a la soledad que hable conmigo,
que yo debí marcharme
porque soy un soldado,
y que allí donde estoy,
bajo la lluvia o bajo
el fuego,
amor mío, te espero,
te espero en el desierto más duro
y junto al limonero florecido:
en todas partes donde esté la vida,
donde la primavera está naciendo,
amor mío, te espero.

Cuando te digan  "Ese hombre
no te quiere", recuerda
que mis pies están solos en esa noche, y buscan
los dulces y pequeños pies que adoro.
Amor, cuando te digan
que te olvidé, y aun cuando
sea yo quien lo dice,
cuando yo te lo diga,
no me creas,
quién y cómo podrían
cortarte de mi pecho
y quién recibiría
mi sangre
cuando hacia ti me fuera desangrando?

Pero tampoco puedo
olvidar a mi pueblo.
Voy a luchar en cada calle,
detrás de cada piedra.
Tu amor también me ayuda:
es una flor cerrada
que cada vez me llena con su aroma
y que se abre de pronto
dentro de mí como una gran estrella.

Amor mío, es de noche.
El agua negra, el mundo
dormido, me rodean.
Vendrá luego la aurora
y yo mientras tanto te escribo
para decirte: "Te amo".
Para decirte  "Te amo", cuida,
limpia, levanta,
defiende
nuestro amor, alma mía.

Yo te lo dejo como si dejara
un puñado de tierra con semillas.
De nuestro amor nacerán vidas.
En nuestro amor beberán agua.
Tal vez llegará un día
en que un hombre
y una mujer, iguales
a nosotros,
tocarán este amor, y aún tendrá fuerza
para quemar las manos que lo toquen.

Quiénes fuimos? Qué importa?
Tocarán este fuego
y el fuego, dulce mía, dirá tu simple nombre
y el mío, el nombre
que tú sola supiste porque tú sola
sobre la tierra sabes
quién soy, y porque nadie me conoció como una,
como una sola de tus manos,
porque nadie
supo cómo, ni cuándo
mi corazón estuvo ardiendo:
tan sólo
tus grandes ojos pardos lo supieron,
tu ancha boca,
tu piel, tus pechos,
tu vientre, tus entrañas
y el alma tuya que yo desperté
para que se quedara
cantando hasta el fin de la vida.

Amor, te espero.
Adiós, amor, te espero.
Amor, amor, te espero.

Y así esta carta se termina
sin ninguna tristeza:
están firmes mis pies sobre la tierra,
mi mano escribe esta carta en el camino,
y en medio de la vida estaré
siempre
junto al amigo, frente al enemigo,
con tu nombre en la boca
y un beso que jamás
se apartó de la tuya.


miércoles, septiembre 18, 2013

Bienvenida


Se me ocurre que vas a llegar distinta,
no exactamente más linda,
ni más fuerte,
ni más dócil,
ni más cauta,
tan sólo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
como te pienso y te enumero.

Después de todo la nostalgia existe,
aunque no lloremos en los andenes fantasmales,
ni sobre las almohadas de candor,
ni bajo el cielo opaco.

Yo nostalgio,
tú nostalgias
y cómo me revienta que él nostalgie.

Tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros.

No olvides que tu rostro
me mira como pueblo,
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable

Ahora no tengo dudas...
vas a llegar distinta y con señales,
con nuevas,
con hondura,
con franqueza.

Sé que voy a quererte sin preguntas
Sé que vas a quererme sin respuestas.

lunes, septiembre 09, 2013

Desamor...Amor... para hoy.


Solo quiero hablarte directo, aún sabiendo que no podrás o no querrás comprender todo lo que te diré.  Ya no me visten las esperanzas de ayer y ya casi no me quedan sueños; tal vez creas que es solo un período difícil por el que atravieso, pero no es así. 

Todo lo vivido hasta ahora me ha llevado a comprender que hay ciertas cosas sobre las cuales es engañoso y perjudicial alimentar esperanzas y construir sueños y si hoy me paro frente a ti y te digo todo esto es simplemente porque mi corazón está al fin calmo y quiero que lo que yo he descubierto te pueda servir de algún modo. 

¿Te dije alguna vez que fuiste la última apuesta que hice al amor?  Si no lo hice fue porque al principio ni siquiera yo era consciente de ello y cuando lo fui,  era demasiado tarde para nosotros; había apostado y perdido todo en ese, nuestro dulce juego. 

No creas que te culpo por algo, es más, creo que debo agradecerte por haberme desengañado de forma tan cruel y descarnada... nada mejor que un duro golpe para dar de frente con la cruda realidad, ¿no lo crees?  Siempre he creído que el dolor te hace fuerte si eres capaz de superarlo y hoy me siento así, fuerte y sin temores. 

Atrás quedaron mis miedos a amar, a sufrir y a arriesgar y perder, pues contigo descubrí que ese amor que desde siempre buscamos con frenesí, no existe así como lo imaginamos.  ¿Te parece que estoy en un error?  Lo sé, estoy consciente de que este descubrimiento que te revelo es algo difícil de aceptar y creo que eso se debe a que tenemos (yo no ahora) un miedo inconmensurable a vivir la vida sin ese bello, pero a la vez iluso sueño. 

¿Por qué necesitamos estar siempre corriendo tras una utopía?   Es como si de alguna forma eso le diera sentido a nuestras vidas... corremos tras algo que nunca alcanzamos y en ese correr nuestra vida se va resolviendo...  

Cuando por un segundo creemos haber cogido ese sueño y abrimos nuestros dedos para deleitarnos con su hermosura y dicha, se nos escapa raudo, dejándonos el recuerdo de una melancólica caricia que rozó nuestro cuerpo.  Comprendemos entonces que se ha esfumado una vez más y comenzamos de nuevo la búsqueda frenética, hasta que finalmente ya no buscamos más, ya sea porque nuestro cuerpo y sobre todo nuestro corazón se ha cansado de correr o, mejor aún, porque hemos comprendido que ese sueño es un imposible, pues nunca fue real.  

¿Suenan duras mis palabras? 
Busca una copa de un buen vino dulce y digiérelas, ojalá te sea más fácil así, yo no pude hacerlo, nadie me lo advirtió, simplemente me vi un día con la realidad golpeando mi rostro y con el amargo sabor de mis lágrimas tragué la verdad y ¿sabes qué? Ahora sí puedo decir que soy libre, me siento libre!   ¡Ya no me atan ilusiones! ¡ya no tengo fe en ti ni en nadie! ¡ya no creo en ese amor inexistente!

Y créeme cuando te digo que no hay mejor estado posible que este, en el cual ya nada se espera. 


Ahora tienes dos opciones: rechazar todo lo que te he dicho hasta aquí  y seguir tu búsqueda frenética en pos de ese amor que nunca existió ni existirá o aceptar el hecho y vivir el verdadero amor, ese que falla, ese que muere con el paso de las horas, los días, la falta de metas y los años y que finalmente se muda una y otra vez de ser, con la esperanza de no morir jamás.  Te invito a la tomar la segunda opción y gozar el amor  así como es: imperfecto.  ¿Aceptas?