miércoles, abril 11, 2012

AMAR EN LIBERTAD


 
Yo te amo, te valoro, te respeto y confío que puedes tener o puedes desarrollar la fortaleza, para llegar a ser todo lo que es posible que seas sin que yo interfiera en tu camino. Te amo tanto que puedo darte la libertad para caminar a mi lado en la alegría o en el dolor.





Compartiré tus lágrimas, pero no te pediré que no llores. Responderé a tus necesidades, te consolaré y te daré afecto, pero no te llevaré del brazo cuando puedes caminar sola. Estaré dispuesto a estar contigo en tu dolor y en tu soledad, pero no puedo suprimirlos de ti. Me esforzaré por escuchar lo que quieres decir , pero no siempre estaremos de acuerdo.


Algunas veces tendré rabia y cuando esto ocurra te lo diré abiertamente de modo que no se resienta la amistad por las diferencias. No siempre puedo estar contigo para oír lo que tienes que decir, pues hay  ocasiones en las que yo tengo que escucharme y cuidar de mí mismo y, cuando esto suceda, seré tan honesto contigo como pueda serlo.



Estoy aprendiendo a decir esto, ya sea con palabras o a través de mi modo de ser con los otros y conmigo mismo, con quienes amo y a quienes me consagro. Y llamo a esto, amar con las manos abiertas.


4 comentarios:

  1. Gracias por visitar mi blog .. aparecen con más frecuencia.

    ResponderEliminar
  2. Pues amar con las manos abiertas es una bella forma de amar. Cada frase tiene su miga aunque no todos estamos preparados para dar o recibir así el amor, pues somos egoistas por naturaleza y exigimos más de lo que se nos puede dar. Yo estoy totalmente a favor de lo expuesto, Azucena.
    Un abrazo, y voy a seguir viendo tus cosillas de más atrás.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso!!!!!!!, solo eso puedo decirte. Besos Verónica.

    ResponderEliminar

Me encantaría que me dejaras un susurro...