martes, diciembre 13, 2011

MUJER GASTADA


Me he dormido sobre tu piel tersa de mujer gastada.

Nuca deje una flor más fresca
que fuera tan añeja de usos reiterados,
de noches mundanas y manos ajenas
desaparecidas en un desconocido amor
sin primaveras ni océanos.

 
Qué incognitas tienen tus besos sin asco, pero llenos de hedor; sabrosos, pero sin valor. Perdida entre tus propias calles me duele el alma mirar tus espacios de mujer gastada. 
Pero gastada por falta de luz,
penas y nada más.

1 comentario:

Me encantaría que me dejaras un susurro...