sábado, noviembre 30, 2013

NOSOTROS


Suave como nuestra sensibilidad,
acariciador como una tentación,
atesorado como tantas conversaciones...inimaginables e imperecederas.

Lleno de bríos acrisolados, esperando el el atardecer para soñar mejor, es el amor que nos espera, es la vida que nos regala.

Como unas flores sobre la mesa, como un libro abierto en la página del encuentro
que transporta el magma de los años,
que van pasando mientras las cosas pasan.

Diligentes y presurosas las horas que acercan al momento mágico, al anhelado éxtasis de nuestra presencia divagante, diletante compañera, férrea en el amar, en  la lealtad y en la eternidad.

Sólo fue un encuentro de dos seres que se amaron una y mil veces, de una y mil formas,con una y mil oleadas, con innumerables esencias, no descartables, resplandecientes, renovadoras, encantadoras.

 

Y así te amaré cada día más, con más estrechez, con más delicadeza,
tallaré en tu cuerpo un porvenir ansiado y necesitado para tejer en tu espíritu las iniciales de nuestro amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...