jueves, septiembre 27, 2012

Encriptándome en el desapego,
codificándome en el desamor,
acosrumbrándome a lo que venga,
vida ya no es más vida... son demasiados los molinos...
me retiro para otra partida... que sea de gladiadores,
no de cobardes,
de intrusos demagogos o de proxenetas infantiles...
Sin duda te veré algún día... saboreando otra hiel como ayer...
destruyendo la infancia de tu sangre,
escondiendo la cabeza entre corazones...
conteniendo la baba que lisonjera,
te atrapa sólo con fines pasajeros...
porque así tú lo has querido, porque así tu historia lo escribió...
Sin duda la demagogia llegó a su fin... puesto que la traición nunca escapa de su propio ardid,
siempre paga aunque sea en dolares o vales vistas,
que a veces algún punto tienen a su favor...
en fin... si tú no estás aquí  no sé...  que diablos hago amándote...
Si tú no estás aquí... o yo no estoy allá...qué más da ...
de un tajo me pudriste el corazón,
con un beso me vendiste la ilusión...
Te deseo mal...sí...perdón por el exabrupto...
ni te perdono ni te olvido...
me quedo con mi quejido que somnoliento retumba en las paredes...
donde siempre dibujé amaneceres...
donde siempre soñé atardeceres...
donde siempre malgasté mis placeres.

3 comentarios:

  1. Azuzena, me pasa lo mismo que con André de Nereidas, por mucho tiempo no recibí posts tuyos, y hoy aparecieron juntos el tuyo y el de él con publicaciones que nunca pude recibir. No encuentro explicación para esto aunque no es la primera vez que sucede con algún otro amigo. Será cuestión que los visite de manera espontánea y así los encontraré. Tu poema es triste, pero el amor es así, cuando lastima nos sangra el corazón, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. sencillamente excelente... todos y cada uno de tus post so bellisimos y se nota que las palabras brotan de lo mas profundo de tu ser...... a mi tb me encanta la escritura y la poesia y en mis ratos libres me gusta recorrer blogs en busca de talento y el tuyo me ha maravillado
    felicitacionees
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Me encantaría que me dejaras un susurro...