miércoles, noviembre 28, 2012

AMOR...DEL BUENO





Una pareja de jóvenes estaban muy enamorados y se iban a casar. Unos meses antes de la boda, la novia tuvo un accidente y quedó con el rostro totalmente desfigurado...


"No puedo casarme contigo”, le comuni
có en una carta a su novio, “quedé marcada y muy fea para siempre, búscate a otra joven hermosa como tú te mereces, yo no soy digna de ti”

A los pocos días la muchacha recibió esta respuesta ...de su novio: “El verdadero indigno soy yo, tengo que comunicarte que he enfermado de la vista y el médico me dijo que voy a quedar ciego... Si aún así estás dispuesta a aceptarme, yo sigo deseando casarme contigo”

Y se casaron, y cuando lo hicieron, el novio estaba ya totalmente ciego. Vivieron 20 años de amor, felicidad y comprensión, ella fue su lazarillo, se convirtió en sus ojos, en su luz, el amor los fue guiando por ese túnel de tinieblas.

Un día ella enfermó gravemente y cuando agonizaba, se lamentaba por dejarlo solo entre esas tinieblas. El día que ella murió, él abrió sus ojos ante el desconcierto de todos.,“no estaba ciego” - dijo- “fingí serlo para que mi mujer no se afligiera al pensar que la veía con el rostro desfigurado, ahora mi amor descansa en ella”

El verdadero amor ve más allá de la belleza física, porque el verdadero amor, va con el corazón. Vivimos en un mundo de apariencias, donde se califica a las personas según su aspecto físico, pero el verdadero amor embellece más que el más caro tratamiento de belleza; la belleza se acaba, pero el amor verdadero vive para siempre.

7 comentarios:

  1. No tengo palabras. Me ha encantado esta historia.

    ResponderEliminar
  2. Un historia preciosa. Me encantó leerla.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Es una historia maravillosa.
    Te sigo y te invito a que te pases x mi blog.
    Besis.

    ResponderEliminar
  4. Hay me hiciste llorar, cuanto amor verdadero, que dulce historia, que lindo seria encontrar un amor asi!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tan bella historia de amor, me hubiera gustado tener un amor tan verdadero!

    ResponderEliminar
  6. Ojalá la gente fuese menos superficial, es una decepción comprobar que en la realidad la mayoría tiende a la banalidad.

    ResponderEliminar
  7. En mi caso, recibí al quedarme enferma malos tratos y me echaron a la calle, dejándome como a un niño indefenso abandonada sin escrupúlos. Ese amor que narras es el que yo sentía y no lo valoraron nada....Precioso

    ResponderEliminar

Me encantaría que me dejaras un susurro...