sábado, julio 13, 2013

AUTOESTIMA

Por un momento detente, obsérvate y piensa:

¿Cómo te definirías a ti mismo?
¿Qué cosas negativas tienes y quieres cambiar?
¿Qué es lo mejor que tienes?
¿Cuál es tu talón de Aquiles?
¿Y tus fortalezas?

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos, y esa imagen conforma lo que llamamos autoestima, la cual será positiva o negativa de acuerdo con la forma en que nos percibamos, nos miremos y nos describamos.

Somos nosotros mismos quienes nos calificamos como buenos o malos, y según ese puntaje otorgado nos presentamos y nos predisponemos frente a la vida y a los otros. Si tu autoestima es pobre, seguramente te sentirás incapaz de alcanzar un mejor sueldo, un mejor trabajo, una casa más grande, un proyecto mejor; porque según el valor que te adjudiques, de tal forma funcionarás.

La calificación que nosotros mismos nos atribuimos es lo que llamamos autoestima. Lo que tú creas, es lo que te sucederá. ¿Por qué vivir en medio de la pobreza cuando fuiste creado para vivir a lo grande y en medio de la abundancia? ¿Por qué mendigar un poco de amor cuando eres merecedor de que te amen y te respeten por quien eres? ¿Por qué ponerte trabas a ti mismo cuando podrías desarrollar plenamente todo tu potencial?

Puedes tener metas, proyectos, propósitos, pero sin estima las cosas seguirán funcionando en el nivel donde los resultados que esperamos no aparecen; y si tu estima es manipulada y vulnerada por los demás, serás un blanco fácil donde irán dirigidas las agresiones y las broncas de tu alrededor. Cuando las palabras del otro no puedan herir tus emociones ni robarte el sueño, pasarás a un nuevo nivel de seguridad donde todo lo que hagas te saldrá bien.

El hecho es que hay principios de éxito que los que ya alcanzaron sus sueños pusieron en práctica, y hoy te toca aprenderlos a ti. Cuando seas libre de la opinión de los demás, tu éxito estará listo para salir a la luz. Para entrar a un nuevo nivel de confianza en ti mismo, no esperes nada de nadie y sé libre de la gente y de sus opiniones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...