lunes, septiembre 05, 2011

FELIPE CAMIROAGA; APASIONADO Y SOLIDARIO

Es increíble lo que hemos vivido en este fin de semana. Una vez más nuestro querido Chile se ha vestido de  dolor y tristeza. Personas llenas de congoja, sentimientos de pérdida, una tenue esperanza que ilumina algunos rostros que con el pasar de las horas se van tornando rostros de desolación y desamparo.


Una vez más nuestra geografía o la naturaleza nos enfrenta al dilema de la muerte, de forma abrupta, inesperada y que como cruel látigo fustiga todas nuestras ilusiones. 

¿Por qué tanto dolor y tanta muestra de cariño? Un amigo publicó una nota sobre los miles de personas que cada día mueren y no son portadas de noticias, sino simple estadística. Mi pensamiento de inmediato me lleva a pensar en la figura de dolor que estamos viviendo y que está plenamente relacionada con el AMOR... ese que tantas veces nos es esquivo, ese que tantas veces nos ha hecho sufrir y ese que en definitiva siempre será el motor de nuestra existencia.



Felipe tenía mucho amor, como para alegrar el desayuno de miles de compatriotas, para llenar esos espacios de soledad que muchas veces son las habitaciones de nuestro hogar, era un hombre bondadoso, que siempre tuvo un abrazo para las personas más sencillas y necesitadas, que participó de un modo activo en todas las campañas solidarias de nuestro país y nunca dejó de tener optimismo, una palabra de aliento o una sonrisa para quienes más lo requerían.


Por último, tenía mucha pasión en todo lo que él emprendía, un entrañable amor por los animales, un constante contacto con la naturaleza, un espíritu reflexivo que se reflejaba en la mesura de sus comentarios y un innegable niño interior que le permitía jugar y reír constantemente en su jornada laboral.


Qué más decir sino compartir la pena de todos mis compatriotas, pero ojo, saquemos una lección, impregnemos de amor nuestra vida, digamos "te quiero" más a menudo, sonriamos cada vez que podamos, saludemos a todos los que nos rodean con sinceridad y estima, seamos apasionados con nuestros quehaceres y por sobre todo amemos nuestra vida porque desde ella siempre podremos llevar una palabra una mirada o un instante de felicidad al que más lo necesita, incluso a nosotros mismos.



"El Halcón ha volado hasta la Eternidad"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...