viernes, septiembre 09, 2011

LA DESCALIFICACIÓN EN LA PAREJA

Lamentablemente, cada vez más nos encontramos con relaciones de pareja que hacen de la descalificación su desayuno diario. Esto es uno de los actos más nefastos e inmaduros que una “pareja” pueda domesticar. Cada vez que pones tu mirada en los defectos del otro, en su error, inicias un camino del que no podrás retornar.


Pero, por qué necesitamos inmiscuirnos en los defectos de nuestra pareja?  Claramente, porque desde niños o niñas tenemos la imagen de la casa perfecta, de la salud perfecta, de la esposa perfecta y del auto perfecto, pero cuando nos enfrentamos a la realidad, nos damos cuenta que lo real no tiene relación con lo que alguna vez soñamos y empiezan los reclamos y berrinches.


Lo peor es que cuando miras los defectos de los demás, inevitablemente ellos empiezan a mirar los tuyos.

LO SEMEJANTE ATRAE LO SEMEJANTE Y LO QUE UNO SIEMBRA, COSECHA.

Si te pones a evaluar, juzgar y criticar al otro, él o ella hará lo mismo contigo y es ahí donde empiezas a quedar solo o sola, porque perdiste de vista tu gran objetivo  que es vivir y compartir la vida con el hombre o la mujer con quien elegiste vivir sanamente y en armonía.

Generalmente, lo que no toleras en ti mismo/a es lo que primero ves en el otro. Y si lo piensas un poco te darás cuenta que en tu vida los errores siempre tienen un motivo y una justificación, en cambio en el otro, no.

Generalmente una acusación termina siendo una autoconfesión.

“Cuando los demás no hacen nada, son vagos, Cuando tú no haces nada es porque tienes muchas cosas en qué pensar.”

“Cuando los demás  mantienen su postura, son cabezas duras; cuando tú lo haces, sólo eres consecuente.”

Cuando los demás no saludan, son antipáticos; cuando tú n lo haces, es que estabas distraída.”

Cuando los demás hablan de sí mismos, son egoístas; cuando tú lo haces, te estás desahogando.

Cuando los demás progresan, tienen suerte; Cuando tú progresas, es fruto de tu trabajo.

Cuando puedas hacerte cargo de los defectos y debilidades de tu pareja, serás tolerante, comprensivo y mucho más feliz. Una pareja sana está dispuesta a aprender y a crecer todos los días.


“EL QUE TE HABLA DE LOS DEFECTOS DE LOS DEMÁS, CON LOS DEMÁS HABLARÁ DE LOS TUYOS.”  DIDEROT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...