martes, septiembre 13, 2011

Último adiós a Felipe Camiroaga

Último adiós a Felipe Camiroaga...el vuelo final


Gran impacto ha causado la ceremonia que se realizó hoy martes a las 15 horas en el patio de Televisión Nacional de Chile, en el último adiós a Felipe Camiroaga.

La esencia del responso, a cargo del Padre Pablo Walker,  estuvo basada en la misión de Felipe en la tierra, quien siempre tuvo una mirada y una palabra para quienes estaban heridos a la orilla del camino y muchas veces nosotros estamos ahí, a la vera de un camino, por cesantía, por deudas, por una ruptura amorosa y Felipe, siendo un hombre de éxito, un hombre que hizo las cosas bien, siempre tuvo un tiempo para detenerse, para quedarse contigo, con tu familia, con tu pueblo.
Fue alguien que trabajaba mucho, pero que siempre tenía tiempo para otros y por qué… sólo porque hay gente a la orilla del camino.

Tenía una libertad traviesa para hacer siempre el bien, para dar lo mejor de sí según sus afectos y su amor. Fue un enemigo acérrimo de la traición, enemigo de la injusticia y de la ostentosidad, pero que nos dejó  grandes lecciones como la de andar despacio por la vida, de gritar te quiero cuando lo sientas, de reír cuando muchos deciden llorar.

Serás una vela encendida siempre presente en los corazones  de quienes te conocieron, porque todo lo que hacías lo hacías desde el corazón.

Eres el corazón de Chile, que aunque herido palpita con más fuerza en este último adiós, por tu bondad, por tu respeto, porque nunca dejaste heridos en el camino, porque nunca provocaste daños colaterales con tu vida y nos enseñaste que hay otra manera de andar por las calles, otra manera de mirar la naturaleza, de intentar minuto a minuto ser mejores personas.

Siempre tuviste conciencia de que había gente golpeada por asaltantes, por la miseria y por su propia biografía y te dolía y te dabas el tiempo para ayudar, para dar una palabra de aliento… porque un hombre pertenece a todo aquello a lo que ha entregado su vida.

“Si has vivido un instante de amor verdadero, tu muerte nunca será una derrota”

Fuiste un niño con mucho talento, señaló Paola Bontempi, su hermana, donde la verdad siempre fue más importante que la conveniencia, donde estar solo era crecimiento espiritual que es una fortaleza de los que son fuertes de espíritu, donde el amor no madura con el tiempo ni con un papel del registro civil, sino que madura por aceptar las diferencias, por la entrega diaria, por ir a favor de la relación y sobre todo por el perdón.


“La muerte no puede quitar lo que el amor ha puesto en su sitio”


 
Vuela alto Felipe, fuiste un hombre bueno, libre, lleno de esperanzas y de amaneceres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría que me dejaras un susurro...