martes, septiembre 06, 2011

La Aceptación y el Amor


Hoy vamos a hablar del amor en el cine. Sin duda una de las películas que me ha impactado de sobremanera en este último mes es El Octavo Día, película francesa que nos da cuenta de los modelos mentales que rigen la capacidad de razón y emocional de una sociedad que aún está lejos de la integración y la aceptación de las diferencias. Da cuenta del abandono de algunas personas, de las ansias de cumplir sueños nobles y justos, que hablan de crecimiento, de alegría y de reencuentro con el amor y con la esencia más profunda de los seres humanos.



Harry (Daniel Auteuil) es un ejecutivo de ventas que aparte de estar agobiado por un extenuante trabajo, vive días aciagos debido a una agotadora separación de su mujer, que se ha quedado con los hijos de ambos. 

Por otro lado, en una institución especializada llega el fin de semana y las familias llegan a buscar a sus hijos,  los internos son jóvenes con síndrome de Down. Georges (Pascal Duquenne), uno de ellos y olvida que a él nadie vendrá a buscarle y, a pesar de la advertencia de uno de los cuidadores del recinto, sale a la carretera, con su maleta, para ir a ver a su madre. En esa travesía su vida se entrelaza con la de Harry y comienzan su peregrinar en compañía.


Una historia de amor de amistad, de liberación, generosidad y desamparo donde  Jaco Van Dormael, belga, nacido hace cuarenta años nos da una verdadera clase de amor.

El octavo día no es sólo una película sobre personas con síndrome de Down, va más allá; va tan allá como va el amor, y nuestra necesidad de él. Georges es más que un símbolo, es el mundo que nos falta, o que menospreciamos y desconocemos; y está a nuestro lado, tendiéndonos continuamente la mano, como un pordiosero que enriquece. 
 
La vida humana, reglamentada por una civilización que ciega, que impide ver el gran misterio de la universal realidad, necesita vivir en El octavo día, con los Georges que se puedan encontrar.

Si tienen un tiempo, una buena compañía y las ganas de sentir a través de la magia del cine lo que es el verdadero amor y cómo ello puede cambiar nuestras vidas, no dejen de ver El Octavo Día.

Hasta la Próxima.

2 comentarios:

  1. GRACIAS POR EL COMENTARIO. SIN DUDA LA VERÉ.

    Dejamé recomendarte una canción al hilo de esta película y del sentimiento de un padre con un hijo con síndrome de down.

    "A un niño Down", la puedes encontrar en spotify.

    Un beso, Azucena.

    Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Me llamo Alejandra y soy administradora de un directorio web/blog y me ha gustado mucho su sitio.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, a cambio solo pido un pequeño enlace a mi página de películas, ¿Qué le parece la idea?

    Mi correo es: ale.villar@hotmail.com

    Un beso! y SueRte con su BloG!

    ResponderEliminar

Me encantaría que me dejaras un susurro...