martes, octubre 25, 2011

Un corazón caótico y sin armonía envía señales desordenadas al cerebro, lo que conlleva a inhibir las funciones intelectuales y limitar la capacidad de pensar claramente y de permanecer concentrado sobre lo que se tiene que hacer. Sin embargo, un corazón coherente y sincronizado emite señales ordenadas y armoniosas, lo que facilita las funciones cognitivas e intelectuales del cerebro.

1 comentario:

Me encantaría que me dejaras un susurro...